JUBILACIONES




aa

por Manuel DELGADO JIMÉNEZ, profesor jubilado del departamento de Lengua y Literatura.


Entrevista a
María Luisa Sánchez Fernández














"Me dediqué a esta especialidad en contra de mi familia porque, en aquellos años, no estaba bien visto el deporte en mujeres."




















"En mis clases he sido muy feliz, me he reído y, en ocasiones, he llorado."





















"En mis clases no había bancos ni mesa de profesor, estábamos todos al mismo nivel...Yo siempre he tratado de ser LA PROFESORA, nunca LA COLEGA."


















"Juan ha sido como un hermano para mí, al llegar por la mañana nos bastaba una mirada para ver como teníamos el ánimo."


















"Me sentía satisfecha del trabajo realizado, pero nunca he llegado a mi casa conforme, siempre he pensado que lo podía hacer mejor."


















"Ahora bailo poco debido a un implante de cristalino que me impide saltar, pero sigo dirigiendo y disfrutando de esta actividad."




















"¿Cómo, por imperativo legal, se puede pasar al curso siguiente aunque no hayas superado ni una sola asignatura del curso en que estás?"























"Ahora QUIERO HACER LO QUE ANTES NO HE PODIDO, las tareas cotidianas como: ir a la compra tranquilamente, sentarme en mi mesa camilla y coser, visitar con frecuencia a mi madre, desayunar con mis amigas en la plaza de abastos,..."





María Luisa Sánchez Fernández, profesora de Educación Física. Cuarenta años dedicada a cultivar el físico y la mente de nuestros alumnos, entregada en cuerpo y alma a su profesión, siempre en continua renovación de la enseñanza de su materia, forjadora de atletas y de nuevos profesionales, alegre, optimista, vital...
Manuel Delgado: María Luisa, cuando yo llegué al Instituto, allá por septiembre de 1978, -¡en el siglo pasado!-, tú ya estabas impartiendo clase de Educación Física. ¿Fue vocacional tu dedicación tan temprana a la enseñanza? ¿Cuándo empezaste a impartir Educación Física? ¿Por qué te dedicaste a esto?
Mª Luisa Sánchez: En primer lugar he de decir que mi dedicación a la enseñanza ha sido totalmente vocacional. Me dediqué a esta especialidad en contra de mi familia porque, en aquellos años, no estaba bien visto el deporte en mujeres, pero para mí era una gran ilusión y "EL QUE LA SIGUE LA CONSIGUE".uu
Comencé en el año 1974 como Maestra Instructora (título equivalente a Diplomada en la actualidad). En 1977 se empezó a actualizar la especialidad y apareció la figura de Licenciado en Educación Física. Mi aspiración, para ser buena profesora, era ir aprendiendo más cada día y, así, ofrecer a mi alumnado la enseñanza adecuadas. Por esto, en 1979 me matriculé en el INEF de Madrid con el fin de conseguir la Licenciatura.
Para mí, esta experiencia fue agotadora: los fines de semana me iba a Madrid para comprar los apuntes de esa semana y preguntar las dudas que me surgían a mis profesores. Las prácticas las realizaba en los periodos de vacaciones. En ningún momento dejé de trabajar, pero era agotador el ritmo que llevaba.
En 1983 conseguí mi título de Licenciada en Educación Física. Como especialidades deportivas hice Balonmano y Gimnasia Rítmica. Pase 4 años vinculada al "Equipo Nacional De Gimnasia Rítmica".
En 1988 aprobé las oposiciones que me acreditaban como Funcionaria-Profesora de Enseñanza Secundaria.
Me jubilé el 18 de Noviembre de 2014 después de estar 40 años al frente de mi profesión.
Manuel Delgado: Imagino el esfuerzo complementario que tuviste que hacer para llevar adelante a tu familia, tus clases, los viajes a Madrid y el estudio. Tu misma lo has dicho: agotador. Pero, ¿te quedaban fuerzas también, en aquellos años, para "luchar" contra el concepto tópico de que había "asignaturas" y "asignaturas"?
Mª Luisa Sánchez: Sí, me quedaban fuerzas para trabajar porque el contacto con mis alumnos-as me encantaba. Se me olvidaba todo lo ajeno al trabajo. En mis clases he sido muy feliz, me he reído y, en ocasiones, he llorado, es en el único sitio donde me he manifestado tal y como soy, han ocupado muchas horas de mi vida.  Siempre pude separar el mundo laboral del personal y familiar.
Mi lucha  por defender mi dignidad era dura porque, al ser una asignatura "maría", a los profesores que la impartíamos nos consideraban de 2ª categoría, pero yo nunca me di por aludida, seguía mi camino procurando ser cada día mejor profesora. Mi lema era: CAMINANTE NO HAY CAMINO, SE HACE CAMINO AL ANDAR (Antonio Machado). Para mí, mi asignatura era y ha sido la más importante y yo tenía que responder por ella impartiéndola de la mejor manera posible.
Manuel Delgado: Admiro tu valentía y tu sinceridad. Con tantos años en el instituto y con tantas reformas del sistema educativo, ¿en qué medida te afectaron a ti (en los contenidos, en la metodología, en los recursos e instalaciones...) la sucesivas leyes de educación? Me refiero, entre otras cosas, a tus famosos cuadernos de Educación Física que elaborabas y que sustituías al libro de texto tradicional.
rrMª Luisa Sánchez: Realmente han sido muchos cambios y reformas. Desde 1974 he pasado por la Ley General de Educación (1970), la LOECE (1980), la LODE (1985), la LOGSE (1990), la LOPEG (1995), la LOCE (2002), la LOE (2006) y esta última la LOMCE que sólo la he rozado; muchos cambios a los que me he ido adaptando. En la práctica lo que realmente ha cambiado es la forma de tratar los contenidos (metodología) y la evaluación. Los objetivos más o menos han sido los mismos, pero, como la vida cambia, también ha cambiado la forma de conseguirlos.
En todas las reformas habidas el 30% de la Educación Física es teoría y el 70% práctica. Los libros de texto específicos son muy bonitos, pero el alumnado no está acostumbrado a estudiar esta asignatura, por lo que había que hacer algo y aquí empieza mi idea del Cuaderno de Seguimiento.
Los cuadernos nacieron de la necesidad de adaptar las actividades a nuestro Centro, pues nosotros contamos con unas instalaciones y un material diferente a otros Centros. Fueron varios años de cambios y adaptaciones, pero conseguí implantarlo. Tenían 3 partes diferenciadas, una para cada trimestre. Cada hoja era un día de trabajo y al principio de cada parte tenían el cuadrante de todas las actividades a realizar a lo largo del curso, incluidas las fechas de los exámenes que se hacían con el cuaderno. Mi interés no era que se aprendieran de memoria la teoría, lo que pretendían era un razonamiento sobre los contenidos. Realmente la que más trabajaba era yo, que tenía que revisar todos los cuadernos antes de los exámenes, pero la seriedad y el trabajo siempre han sido mi máxima.
Manuel Delgado: Dices que en tus clases has sido feliz y absolutamente trasparente en tu forma de ser. Supongo que algo de ello se debe a la condición tan peculiar (su nobleza y bondad natural) de los alumnos de nuestro centro. ¿Cuál ha sido tu relación con los alumnos? ¿Has ejercido solo de profesora o también de amiga, madre, confidente, psicóloga...?
Mª Luisa Sánchez: En mis clases no había bancos ni mesa de profesor, estábamos todos al mismo nivel, por lo que el trato es más cercano, físicamente. Yo siempre he tratado de ser LA PROFESORA, nunca LA COLEGA. Como ya te dije, en mis clases me olvidaba del mundo exterior, era yo misma y vivía muy intensamente los sentimientos de mi alumnado. Si estaban contentos, reían con ellos; si estaban tristes o alguno tenía problemas, me trasmitían su tristeza y me apenaba, los escuchaba siempre y trataba de confortarlos. Siempre ayudé al más débil pero no descuidaba a los fuertes, para mi todos eran iguales pero algunos necesitaban un empujoncito diferente a otros. He tenido un alumnado noble y fácil de llevar. Ahora cuando voy por la calle y se me acercan a saludarme, muchos me dan un beso, me da una gran alegría y parece que voy a estallar dentro de la ropa. Los veo guapísimos, hechos hombres y mujeres.
Manuel Delgado: Con ese excelente trato con tus alumnos, supongo que la relación con los compañeros- de tu departamento y del resto de claustro no le iría a la zaga, pues tu carácter siempre ha sido alegre, optimista y próximo a todo el mundo. A lo largo de tus muchos años en el instituto,  ¿cómo ha sido el trato personal que han mantenido con tus compañeros?
Mª Luisa Sánchez: El trato con mis compañeros de trabajo siempre fue bueno. Al ser tantos, con unos he tenido más roce y cariño que con otros, pero nunca tuve problemas de relación. En cuanto al Departamento, el trato era más profundo puesto que estábamos siempre juntos, compartíamos aulas y material. El primer compañero que tuve de mi especialidad fue Carlos de Toro, después llegaron Juan López, Pedro López, Manuel Cruz, José Antonio Madrid, David Sánchez, Cristina García, Alberto y, por último, Leopoldo Valverde. El último curso han compartido Departamento con nosotros Paco Casasola y Juan Moreno.
He tenido un trato muy cercano con todos ellos. Juan ha sido como un hermano, al llegar por la mañana nos bastaba una mirada para ver como teníamos el ánimo, nuestras edades parecidas y los métodos de enseñanza similares, incluso nuestro carácter se parecía, sigue siendo un gran amigo mío. Con nosotros coincidió José Antonio. Lo queríamos y queremos tanto que lo nombrábamos "El Niño". Formábamos una piña, siempre los tres juntos, este trío fue el de más duración. Con Pedro, Manuel, David, Alberto, tuve muy buena relación y sigo teniéndola. A Pedro y Manuel los veo con frecuencia  y me encanta estar un rato con ellos.
Mis últimos compañeros han sido Cristina, es muy activa y muchas veces me estresaba al verla con tanta actividad, siempre con iniciativas nuevas. Es una gran persona, muy solidaria y buena amiga. En cuanto a Leopoldo, tengo que hacer un punto y aparte. Desde el primer momento que estuve con él respiré tranquilidad, es una persona tranquila, muy organizado y un gran trabajador en silencio. Siempre me favorecía en todo lo que se refiere al trabajo y, si le pedía un favor, lo tenía al instante y además un gran caballero. Gracias, Leopoldo, porque has hecho muy fácil el trabajo en esta última etapa tan complicada para mí.
Juan Moreno y Paco Casasola han compartido el Departamento con nosotros este último curso. No son de la especialidad de Educación Física pero ponen gran entusiasmo en las clases y dominan perfectamente la situación. A Paco le tengo un cariño muy especial desde hace mucho tiempo, a él le he dejado mis cuadernos para que continúe con la labor que yo un día emprendí.
Como anécdota he de decir que Juan José Pérez Zarco también fue compañero mío un curso, precisamente el año en que aprobamos las oposiciones, el de Lengua y yo de Educación Física, también fue un buen compañero.
Mi labor ha sido fácil gracias, en parte, a la muy buena relación mantenida con mis compañeros puesto que compartimos espacio, material etc. Gracias a todos ellos.
Manuel Delgado: Tu dedicación al instituto no solo se ha limitado a impartir tus clases o desempeñar la jefatura del Departamento o la tutoría de cualquier grupo, sino que también es difícil imaginar cualquier actividad extraescolar en la que no participara o para la que no preparabas algo (al final del primer trimestre, en el día de Santo Tomás-hoy, Día de la educación-,final de curso, etc.,etc.) ¿Cómo recuerdas ahora esa frenética actividad desinteresada y constante durante tantos años? ¿De qué actividad o actividades te sientes más satisfecha?
Mª Luisa Sánchez: Por tradición, la Educación Física ha tenido muchas horas extraescolares. Cuando empecé no tenía libre ni los fines de semana, era obligatorio participar en los Juegos Escolares que se celebraban en sábado y domingo. Participábamos en todas las modalidades, tanto en grupo como en individual. Incluso en los embarazos de mis hijos me pasaba los fines de semana en autobús. Era agotador, pero cuando entrabas en esa dinámica te acostumbraras. Yo, por suerte, me llevaba a mi marido que me ayudaba muchísimo y en muchas ocasiones hacía de entrenador porque se celebraban varios partidos a la vez. Era joven y aguantaba lo que me echaban. Normalmente las competiciones se hacían en Córdoba, allí acudíamos todos los Centros de la Provincia. Se terminaron alrededor del año 1990 con la entrada de la LOGSE.
En cuanto a las actividades extraescolares del Centro, también he tenido mucho movimiento, no solo por la participación en las fechas puntuales sino que también me he ido muchísimas tardes a realizar competiciones inter-cursos e inter-centros que no se podían realizar en horas de clase. trabajo fuera de horario, pero recompensado por la gratitud que me han transmitido los alumnos-as que han participado.
Me siento satisfecha del trabajo en general realizado en mis años de docencia, pero nunca he llegado a mi casa conforme, siempre he pensado que lo podía hacer mejor. Ahora tranquilamente sé que he hecho todo lo que he podido y esta es la satisfacción que ahora tengo.
Manuel Delgado: Mención especial merece tu colaboración durante muchos años con la excursión de 1º de bachillerato. Háblanos de esta experiencia que tú y otros compañeros renovasteis aunando actividades deportivas, culturales y lúdicas.
Mª Luisa Sánchez: Referente a la excursión de 1º de bachillerato, he ido muchos años, hemos tenido problemas de todo tipo, no hemos dormido en toda la semana, pero también hemos tenido ratos muy buenos. Siempre íbamos los componentes del Departamento de Educación  Física y nuestro querido Antonio Navarro. Juan, José Antonio, Pedro y yo, éramos más jaleosos y un poco más alocados pero Antonio siempre fue el coordinador, siempre en su sitio; sólo se despeinaba un día, "El que echábamos en Port Aventura". Ese día nos subíamos con nuestros alumnos-as en todas las atracciones del Parque, comíamos en el Mediterráneo acompañando en menú con cava y después nos subíamos en los caballitos de sube baja para niños. Nuestros alumnos-as se reían al vernos y nosotros también. Este rito lo repetíamos cada año. Nos íbamos a las discotecas por las noches y llegábamos rendidos y al día siguiente visitas culturales a museos y monumentos de la zona. También hacíamos otro tipo de actividades típicas de la zona de los Pirineos, muy atractivas para nosotros. Creo que la más bonita era el rafting, ahí Antonio siempre participaba y creo que lo pasaba muy bien. A pesar de no ser un buen atleta, no le temía y participaba como uno más. Lo mejor de todo esto era la experiencia de la convivencia y, aunque siempre había problemas, al final uno sólo recuerda lo bueno. Esta actividad cambiará al no estar Antonio en ella porque la vivía con muchísima ilusión y esto nos impulsaba a los demás. Antonio allá donde estés te echaremos muchísimo de menos.
Manuel Delgado: Además de tus actividades docentes has realizado otras en relación con tu especialidad. Me refiero a la danza: has recuperado la jota tradicional de nuestra comarca, has dado cursillos, has tenido un grupo de trabajo, etc. ¿ De dónde te viene la afición a la danza? ¿ Ha tenido esta actividad alguna aplicación en tus clases?
Mª Luisa Sánchez: La afición a la danza me viene desde pequeña. Con cuatro años me ponía de relleno en los Coros y Danzas que había en la antigua Sección Femenina. Conforme crecía seguía acudiendo a los ensayos y así me admitieron en el grupo. He recorrido parte de la geografía española bailando, incluso he participado en el Gran Festival de la Jota que se celebra en Zaragoza el día del Pilar. Siempre me ha gustado bailar.
A partir del año 1974, empecé a dirigir un grupo de Danzas independiente y con ganas de recuperar nuestras jotas tradicionales, muchas de ellas se estaban perdiendo. Lo primero que hice fue asistir a una academia de folklore en Córdoba para tomar conciencia de los diferentes tipos de baile de nuestra zona y posiciones básicas para cada uno de ellos. Me recorrí todos los pueblos de la comarca para aprender "in situ", con las personas que recordaban algunas coplillas y bailes, los pasos de esos bailes y poco a poco fui dando forma a algunas jotas. Después formé un grupo de baile y rondalla con alumnos-as del IES Los Pedroches. Nos fue muy bien pero, cuando se fueron a estudiar fuera, se vino abajo. Siempre que ha habido algún acontecimiento extraordinario en clase, he intentado fomentar nuestros bailes.
Manuel Delgado: Seguramente tus alumnos no sabrán de tus colaboraciones con actividades culturales tradicionales de los pueblos de la comarca. Por ejemplo, tu participación en la representación de "Auto de los Reyes Magos" de El Viso, entre otros. Relátanos cuáles fueron estas colaboraciones, por qué las hacías y qué han supuesto en tu currículum personal.
Mª Luisa Sánchez: En 1999, me encargaron organizar una exhibición de bailes para La Asociación del Hermanamiento Le Mée-sur-Seine, acepté y desde entonces seguimos bailando con nuestro grupo de jotas "La Faneguería", en el que yo soy la directora de baile y Luis Lepe el director musical. Hemos actuado en muchos sitios dentro y fuera de Andalucía, pero la actuación de más éxito en esta zona ha sido en 2007 " MADRE QUIERO SER UNA FANEGUERÍA", escrita por Juan Bosco Castillo y en la que contamos con la colaboración del Grupo de Teatro JARA y el grupo de música ALIARA. La última actuación la hicimos en el pasado pregón de La Virgen de Luna en el Teatro El Silo de Pozoblanco. Adonde nos llaman, vamos. En el curso 2011-12, en la hora de Proyecto Integrado intenté formar un grupo, pero solo era una hora a la semana y solo nos dio tiempo de aprender dos jotas: La Aceitunera y la de Pozoblanco. El año siguiente no tuvo continuidad por ajuste de los horarios en los Departamentos. En cuanto al Auto De Los Reyes Magos de El Viso, preparé los bailes del año 1981, en esta ocasión se filmó para Televisión Española siendo el regidor el famoso Ángel del Pozo. Ahora bailo poco debido a un implante de cristalino que me impide saltar, pero sigo dirigiendo y disfrutando de esta actividad. Personalmente he recibido muchas satisfacciones, me ha enriquecido y ayudado como persona porque veo realizada una gran ilusión que siento desde pequeña. Es triste pero se perderá esta tradición, porque la gente joven no tiene interés en continuarla.bb
Manuel Delgado: Te has jubilado en noviembre de 2014. ¿A qué crees que obedece que se jubilen anticipadamente tantos compañeros? ¿ Hay algo de desencanto, es una simple renovación de la plantilla de profesores o es consecuencia de lo complicado que es educar?
Mª Luisa Sánchez: Creo que la enseñanza ha cambiado mucho. La ilusión de ir a tus clases pensando que tus alumnos te van a escuchar para intentar formarse como persona está cambiando. ¿Cómo puede pasar un alumno de curso sin haber superado todas las asignaturas? ¿ Cómo, por imperativo legal, se puede pasar a un curso siguiente aunque no hayas superado ni una sola asignatura del curso en el que estás? Esto ocasiona un lastre imposible de superar, este alumnado solo va a clase a interrumpir y molestar tanto a profesores como a compañeros.
Por otro lado, se le da tanta protección a los hijos que no saben desenvolverse solos, no se esfuerzan porque duele, no anotan los deberes porque sus padres les preguntarán a otros padres: ¿qué deberes le han puesto hoy a nuestros hijos?......Hace algunos años me tocó dar algunas clases de Educación Plástica y había alumnos-as qué solo daban problemas en clase porque no hacían sus trabajos. Yo los suspendía. Un día, al salir de clase, me estaba esperando una madre muy enfadada y me dijo: dd¿Cómo SUSPENDE USTED A MI HIJO? Le contesté: PORQUE NO HACE LAS TAREAS QUE LE PONGO EN CLASE. Entonces ella, llena de furia, me dijo: LAS TAREAS LAS PRESENTA Y MUY BIEN HECHAS. Me quedé pensando y tranquilamente le contesté: SÍ, SEÑORA, LAS TAREAS LAS TRAE DE CASA BIEN HECHAS PORQUE SE LAS HACE USTED UTILIZANDO LAS TÉCNICAS Y COLORES QUE A USTED LE PARECEN Y NO LAS QUE YO LES ACONSEJO, ÉL TIENE QUE TRABAJAR EN CLASE CON SUS COMPAÑEROS Y NO USTED EN SU CASA. AQUÍ EL NIÑO SE PASA LA HORA QUITANDO MATERIAL PARA DIVERTIRSE Y MOLESTAR A LOS DEMÁS. Dio una vuelta bruscamente y se fue. En la enseñanza, como todo en la vida, cada uno ha de ocupar el lugar que le corresponde. Hay mucho desencanto y estamos deseando que llegue la hora para retirarnos. En mi caso, creo que me ha llegado la hora; en el trato con mis alumnos-as, tengo más sabiduría pero la energía física me falta.
Manuel Delgado: Bueno, puesto que ya estás jubilada, ¿en qué te vas a ocupar ahora? ¿Qué proyectos tienes para el presente y el futuro?
Mª Luisa Sánchez: Como decía Napoleón Bonaparte: CADA EDAD NOS DA UN PAPEL DIFERENTE. Estoy muy contenta en esta nueva etapa de mi vida.Cuando voy por la calle me dan la enhorabuena y me dicen: AHORA A VIAJAR CON TU MARIDO. No es esto lo que más me preocupa, ahora  QUIERO HACER LO QUE ANTES NO HE PODIDO, las tareas cotidianas como: ir a la compra tranquilamente, sentarme en mi mesa camilla y coser, visitar con frecuencia a mi madre, desayunar con mis amigas en la plaza de abastos, acostarme y levantarme sin sobresaltos, todas esas acciones que durante 40 años no he podido hacer tranquilamente.  
Seguiré con mi grupo de danzas y posiblemente me apuntaré a alguna asociación que me guste y, por supuesto, también viajaré tanto por placer como para ver a mis hijos que viven fuera.
Manuel Delgado: María Luisa, muchas gracias por haber contestado amablemente a mis preguntas por todos los años que has dedicado a la enseñanza en nuestro instituto y por contagiarnos tantas veces tu alegría y tu espíritu y tu espíritu optimista. que disfrutes de tu merecida jubilación y se cumplan esas tareas tan sencillas y, seguro, tan gratificantes, que tu llamas cotidianas. Un cordial abrazo.
Mª Luisa Sánchez: Quiero agradecerte, Manuel, el interés que has puesto en esta entrevista, lo has tomado enserio y has trabajado cada pregunta que me has formulado. Casi, te he contado mi vida. Siempre has sido un gran profesional y has realizado tu labor docente con el máximo esfuerzo, creo que has recogido buenos frutos de tu siembra. Muchas gracias.
 
                                                  ll