INTERCAMBIO A DINAMARCA


Intercambio a Dinamarca 2014:
una visión general
        alba
por Alba
VIZCARRO NAVARRO,
 de 2ºbach A.
    Del 15 al 23 de noviembre de 2014, algunos alumnos de 1º y 2º de bachillerato tuvimos la oportunidad de acoger a un grupo de estudiantes de Dinamarca. No voy a negar que estando en el curso que estoy, donde se necesita unn tiempo que no existe para estudiar, al principio mezquitano estuviera convencida en realizarlo, pero finalmente comprendí que era una oportunidad única que es muy posible que no volveré a tener nunca, y tras vivir la experiencia no me arrepiento para nada de participar en este intercambio.
    Ellos disfrutaron mucho, y conocieron un poquito España, más allá del típico turismo de sol y playa al que están acostumbrados, porque allí viajan al extranjero muchísimo más que nosotros (Lisa, mi danesa, era la tercera vez que venía a nuestro país este año). Visitaron sitios como la Mezquita y el Alcázar de los Reyes Cristianos en Córdoba, la ermita de la virgen de Luna, las calles de nuestro pueblo, también viajaron hasta Hinojosa, la dehesa, COVAP, e incluso en el día libre que tuvimos algunos fuimos hasta Sevilla y estuvimos en la Giralda y en Plaza de España. Lisa me acabó confesando que estaba harta de ver iglesias (¿Nosotros nos cansaremos allí de ver nieve?). Pero no todo fueron visitas turísticas, por las tardes salíamos a dar una vuelta y cenábamos fuera, practicamos deporte, y el sábado antes de irse, quienes teníamos todavía fuerzas (los daneses tienen mucho menos aguante que nosotros) fuimos a una discoteca.
    He aprendido más cosas de las que imaginé que aprendería de estas maravillosas personas. Como que en Dinamarca, aunque paguen una burrada de impuestos más que nosotros tiene una barbaridad de cosas gratuitas sevillapor el Estado y sueldos mucho mejores, por ejemplo esos brackets por los que pagamos 2000 euros, y que ellos ni siquiera saben qué significa la palabra corrupción. También curiosidades como que en Dinamarca hay más cerdos que personas (y aún así vienen aquí y enloquecen con el jamón), y nos enseñaron un baile típico danés. También me resultó raro que casi todos trabajaban y algunos con sólo 17 años tenían planes de independizarse definitivamente de sus padres. A todo esto hay que añadir, por supuesto, lo bien que me ha venido esto para practicar mi mejorable inglés.
    Al final, aunque sólo fueran ocho días les cogimos un cariño enorme a todos, y en la despedida hubo más de una lágrima por parte tanto de españoles como de daneses. Yo, como creo que todos, estoy deseando ir a Dinamarca en marzo para volver a verlos y seguir aprendiendo de este increíble país.

   


  "Me resultó raro que casi todos trabajaban y estudiaban a la vez y algunos con sólo 17 añostenían planes de independizarse definitivamente de sus padres."






"Yo estoy deseando ir a Dinamarca en marzo para volver a verlos y seguir aprendiendo de este increíble país."
                             flecha
                               volver