OPINIÓN


Música y arte:
un largo camino por recorrer.


cc
por Cristina

AMOR REY,
de 2º de Bachillerato A
     Quiero hablaros sobre la situación y el desprestigio de los artistas profesionales, y en especial de los músicos.
     Las carreras artísticas no han sido nunca bien valoradas desde el punto de vista profesional, por su teórica "poca salida" y por un cierto desprestigio de la condición de artista y en particular de músico. Es muy probable que si habláis con un músico os diga: "todo el mundo piensa que la música tiene muy pocas salidas, a menudo me dicen que sea realista, que me voy a morir de hambre con esa profesión". Pues os diré una cosa: esta afirmación es totalmente falsa. Aunque aquí en España no haya cultura musical ni artística, no significa que en el extranjero sea así también. Es una carrera que puede tener las mismas salidas que otra cualquiera, pero por supuesto no aquí en España, donde ni el arte ni la cultura se apoyan institucionalmente.
    Por desgracia muchos de estos músicos y artistas tienen que salir de España para poder desarrollar sus trabajos. Salen a países donde el arte y la música se valoran y se consideran tan dignos como cualquier otra profesión.
    Sólo hay que echar un vistazo y observar que las disciplinas artísticas ocupan las horas muertas en los centros de enseñanza o sólo son actividades extraescolares. ¿Por qué en España se pretende acabar con la creatividad artística y la cultura? ¿De verdad pensáis que nuestras vidas serían las mismas sin la cultura? ¿Estáis seguros de que habríamos evolucionado si no hubieran existido artistas como Da Vinci, Miguel Ángel, Picasso, Dalí, Van Gogh, Machado, Lorca, Quevedo, Cervantes, Beethoven, Falla, Charles Chaplin, ...?
    Ahora nos parecen genios, pero hace mucho tiempo, cada uno de ellos dedicaba su vida al arte, a su profesión. Del mismo modo que en este momento, alguien escribe un verso, moja un pincel, talla una escultura, ensaya una coreografía o toca un pentagrama, siendo considerados diferentes. Ser artista y músico equivale a las mismas horas de trabajo o incluso más que cualquier otro profesional. La música es esfuerzo, constancia, entrega, dedicación, paciencia, confianza en uno mismo y mucho sacrificio, sacrificio infinito,.... Un mundo igual de difícil que cualquier otro, lleno de competencias, y en el que es necesario algo más que estudiar y aprobar pruebas y exámenes; un camino duro, incomprendido por la mayoría, pero que realmente merece la pena. No basta con tener un talento innato, sino que hay que desarrollas día a día la habilidad con paciencia y horas y horas de dedicación a lo mismo, al mismo compás, a la misma obra,... Amar lo que haces.
    A un instrumentista que desea cursar el grado superior de enseñanzas artísticas musicales no le basta con aprobar una prueba y acceder a un centro superior o universidad, sino que debe estar convencido de haber encontrado a su "maestro", aquel que le guiará durante sus últimos cuatro años de carrera (siendo ésta de catorce años), y le ayudará a trabajar y mejorar, hasta llegar a ser único tocando y sintiendo la música.
    En estos tiempos tan difíciles que vivimos, que nos faltan los valores humanos más que nunca, es cuando son imprescindibles los artistas, que sepan percibir la realidad con otra mirada, con otros ojos, que vean más allá de números y resultados. Que sepan expresar y transmitir sentimientos y emociones.
    Si no me creen, sólo pónganse en el lugar de un músico, y analicen ustedes mismos si tendrían la paciencia y la dedicación necesaria para hacer lo que ellos, si dedicarían tantas horas al día a ensayar, a analizar, a estudiar o a componer una partitura.
    Aún queda un largo camino por recorrer para conseguir que las carreras artísticas sean valoradas tanto social como institucionalmente, quizás la solución en el caso de la música la tengamos muy cerca. Posiblemente la solución sea seguir el ejemplo de Europa y aproximar la enseñanza superior de la música al modelo universitario. Convertir los Conservatorios Superiores en Universidades como han hecho en Polonia, Finlandia, Austria. O el caso de Alemania, donde las Escuelas Superiores de Música tienen un estatus idéntico al de las Universidades.
    Les animo a que reflexionen sobreeste tema, a que no infravaloren la música y el arte como profesión, porque son estas disciplinas las que nos hacen crear, innovar, evolucionar y conducir a la humanidad hacia el progreso.

flecha
volver










   


"Por desgracia muchos de estos músicos y artistas tienen que salir de España para poder desarrollar sus trabajos"


gg

"En estos tiempos tan difíciles que vivimos es cuando son imprescindibles los artistas, que sepan percivir la realidad con otra mirada, con otros ojos, que vean mas allá de los números y los resultados."

notas