INTERCAMBIO A DINAMARCA





por Carmina

GARCÍA REYES
de 1º de bachillerato A


Una tarde en Añora






"Sinceramente, repetiría todos esos momentos un millón de veces más."

Fuimos al gimnasio de Añora porque en realidad era algo nuevo para todos, incluso para los españoles, ya que casi ninguno había ido antes. Para casi todos fue una de las tardes más divertidas que tuvimos porque no paramos de hacer deporte en toda la tarde.


Nada más llegar los entrenadores nos sacaron unos "Kangoo Jumps", que eran como unos zapatos con muelles para saltar. Unos prefirieron jugar al fútbol y otros al baloncesto, pero todos juntos pasamos una buena tarde.

Más tarde, la mayoría de nosotros fuimos a hacer zumba, pero poco a poco la gente se cansaba y se iba yendo y, finalmente, solo quedaron unos pocos daneses porque nunca habían practicado deporte bailando y estaban bastante asombrados.

Aunque fue una tarde muy deportiva, hubo momentos complicados, pero graciosos, sobre todo cuando los entrenadores querían explicar las actividades y los daneses no entendían nada, ¡pobrecillos!, pero todos nos ayudamos y finalmente jugamos todos juntos como si nos conociéramos de toda la vida. Sinceramente, repetiría todos esos momentos un millón de veces más.


volver