LIBROS




por Elena
VALLE MARTOS,
de 2º Bachillerato B
(abril de 2014)

Critón o sobre el deber,

DE PLATÓN








"Critón visita a Sócrates en la cárcel y le ofrece huir ante una condena injusta".














"Si las leyes se acomadaran a las necesidades de los particulares, no servirían, dejarían de ser justas."
En este diálogo un amigo de la infancia visita a Sócrates el día antes de su muerte y le ofrece huir afirmando que esto será muy fácil pagando a los carceleros. Además, apoya su idea explicando que si no lo hace traicionará a sus amigos e hijos y debería hacerlo ya que su condena es injusta.

Pero Sócrates le explica, como habitualmente, por medio de preguntas para que Critón se dé cuenta, que hay que hacer lo que se debe, lo que es justo: "En este mundo como en el otro, es mejor sufrir una injusticia que cometerla".

En este texto también se hace alusión a la teoría de Sócrates de que el que hace el mal no es malo, es ignorante. Esto se puede ver en frases como: "Y de las buenas (opiniones), ¿no son propias de los hombres inteligentes, mientras que las malvadas, lo son de los ignorantes?". Y aclara que hay que obedecer las opiniones de los más entendidos, ya que éstos son los que hacen el bien y las acciones justas, y ésta será la única verdad.

Le explica a Critón que su condena pueda parecer injusta no se puede ser injusto y huir: "Devolver mal por mal es totalmente injusto".

A continuación, para explicarlo mejor, Sócrates personifica las leyes y al Estado y hace como si ellas le interrogaran. Y éstas le dicen que se debe hacer todo cuanto la patria le ordene y que hay que obrar de acuerdo con la justicia. De hecho las leyes son las que lo han engendrado haciéndolo partícipe de todos los bienes posibles.

Además, Sócrates había estado toda su vida aceptando y prefiriendo las leyes de su ciudad y, si huyera, sería como traicionar ese compromiso y aceptar leyes peores de otras ciudades, lo que tampoco sería beneficioso para sus hijos.

Piensa Sócrates que si las leyes se acomadaran a las necesidades de los particulares, no servirían, dejarían de ser justas. Si no son cumplidas por todos, pierden su fuerza, dejan de ser ley, por lo tanto el Estado, que se apoya en ellas, deja de existir. Finalmente advierte que si obra contra la ley, en el Hades, después de la muerte no les esperará algo agradable.

En mi opinión las normas y leyes deben cumplirse siempre, aunque en ocasiones parecen que son injustas con algunas personas, pero es el único modo de mantener el orden. Por lo que, pese a no estar de acuerdo hay que acatarlas, pues si no la convivencia sería imposible entre los ciudadanos. Y si en algún momento se está en desacuerdo siempre se habrá de reclamar de forma correcta y legal.

Algo importante que trata Sócrates en este diálogo es que a pesar de que a veces no nos gusten ciertas leyes habrá otras que tampoco sean muy justas y que sin embargo nos benefician y no opinamos sobre ellas.

volver