JUBILACIONES



xcfEntrevista a
don Antonio Vizcaíno Alcaide.

pp
por José
JIMÉNEZ DAZA,
profesor de los Ciclos Formativos.
    José: ¿Cuántos años llevas en la enseñanza?
     Antonio: Comencé en el curso 1979-1980, así que 35 años.
    José: Cuando estudiabas en la universidad, ¿alguna vez pensaste que tu futuro estaría en la enseñanza?
    Antonio: Como me gustaba las actividades de la empresa me había ido a estudiar Ciencias Económicas a Málaga; pero también me gustaba dedicarme a la enseñanza, así que durante mi época universitaria  siempre que pensaba en mi futuro dedicado a actividades relacionadas con el mundo económico empresarial, procuraba buscar un hueco para poder ejercer de profesor de enseñanza media aunque fuera de forma parcial.
    José:¿En cuántos centros has estado como profesor?
    Antonio: Dos centros han sido los que me han marcado y en los que he desarrollado mi actividad docente con mucho orgullo para mí, porque han sido dos magníficos Institutos de Enseñanza pública, el IES "Antonio Mª  Calero", en el que estuve desde el curso 1980-1981 hasta 1998-1999, y el IES "Los Pedroches", donde he estado desde el curso  1999-2000 hasta el actual curso 2014-2015, aunque este curso sólo lo comencé. Pero me inicié en la enseñanza en el IES "Florencio Pintado" de Peñarroya Pueblo-Nuevo en el curso 1979-1980.
    José: ¿Has desempeñado cargos directivos? ¿En cuántos centros? ¿Cuáles son los cargos que has desempeñado a lo largo de tu carrera?
    Antonio: En los dos centros he desempeñado cargos directivos, en el IES "Antonio Mª Calero" estuve muchos años de secretario y los dos últimos cursos fui jefe de estudios. Yo me adaptaba más a la Secretaría que a la Jefatura de Estudios, pero las circunstancias vinieron así. También en el IES "Los Pedroches" estuve de secretario y los últimos años he estado de jefe del Departamento.
    José:  ¿Recuerdas por alguna razón especial algún curso? ¿Alguna anécdota que resaltar?
    Antonio: No sé porqué aquellos cursos en los que más complicación existió por cambios, reformas, etc., que originaron un esfuerzo especial, son los primeros que vienen a la memoria y además se recuerdan ahora con agrado; me vienen a la cabeza el cambio de edificio del IES "Antonio Mª Calero", en el verano de 1984, que lo realizamos con ayuda de alumnos, las dos reformas del edificio que viví allí, y las reformas para la implantación de las TICs en el IES de los Pedroches.
    Anécdotas sí que hay, pero es para recordarlas en el momento preciso, yo ahora me quedaría con aquellas ocasiones en que a raíz de la pregunta de un alumno comprendía mejor un determinado concepto o entendía que era mejor explicarlo de forma diferente y me anotaba la manera de hacerlo para el curso siguiente,
    José: Has vivido varias leyes educativas; has impartido clase en la ESO, en Bachillerato. ¿Pensaste en alguna ocasión dejar de impartir clase en la F.P. y cambiar de especialidad?
     Antonio:
Sí que he vivido reformas en la educación, la que supuso un gran cambio, tanto, que las otras reformas estuvieron marcadas por ella fue la LOGSE.
   En la ESO, que llegó con la LOGSE, impartí clase de Informática y en el Bachillerato clase de Economía y , por inseguridades en la situación administrativa de la plaza, en algún momento me planteé quedarme como profesor de Economía en Bachillerato. Cuanto todo se aclaró preferí continuar con la enseñanza de Formación Profesional como profesor de Administración de Empresas que se adaptaba más a mi vocación y formación y me permitía impartir enseñanzas más relacionadas con la actividad empresarial.
   José: ¿Te ha sido grato dedicarte a la enseñanza?
  Antonio:
Pues sí, precisamente estoy muy agradecido a la Formación Profesional, porque la existencia de estas enseñanzas fue lo que me permitió, con la formación que yo había adquirido en la licenciatura de Ciencias Económicas, dedicarme a la enseñanza media, que siempre me gustó.
   Para mí es una satisfacción haber enseñado conocimientos, que yo aprendí en la carrera, a los alumnos que he tenido durante muchos cursos.
   José: Tus pizarras cuando acababa una de tus clases daban ganas de descolgarlas y enmarcarlas. ¿Además de las clases te preparabas también la forma de
cxdisponer tus escritos en la pizarra para que cupiera todo de forma ordenada, bien aprovechada, y con una caligrafía excelente?
    Antonio: A mí me gusta el orden y poco la improvisación pero no hasta el punto de poder programar las pizarras al completo, pues en el aula surgen imprevistos. Lo que sí llevaba programado era qué conceptos fundamentales debían permanecer, durante la clase, en la pizarra y pensaba en qué lugar ponerlos
para no borrarlos.
  De todas formas,  debo decir que, algunos con mejor caligrafía que la mía y autores de perfectas pizarras en lugar de publicar las suyas optaron por ensalzar las mías. Muchas Gracias.
   José: ¿Algún consejo especial para los alumnos?
   Antonio:
Que trabajen y que estudien, vivimos en una sociedad muy competitiva, los profesionales cada vez están mejor preparados y tienen que estarlo aún más. Precisamente esta realidad es la que descubren los mejores, los más preparados, los que salen fuera para prepararse mejor.
   Ahora que me dirijo a ellos, quiero aprovechar para dejar constancia de mi agradecimiento, pues a la vez que intentaba  enseñarles, también aprendí de ellos y como eran muchos y diferentes la enseñanza que recibí fue muy variada y provechosa.
    José: Por último, ¿Qué nos puedes decir a los que todavía quedamos por aquí?
   Antonio:
Que ha sido un verdadero placer trabajar a vuestro lado, siempre os recordaré con mucho afecto y también os digo que
tenemos la suerte de trabajar en una bonita profesión, distinta, diferente, con ventajas; y para compensar aquellos inconvenienteshh que puedan surgir, por la necesidad de cumplir con la normativa que nos llega de fuera, debemos intentar que nuestras clases tengan algún matiz diferenciador propio. Cada uno a su estilo, debe inspirar seguridad, tranquilidad y dedicación a los alumnos. Yo con vosotros lo tuve fácil, aprendí formas de hacerlo simplemente observando a mi alrededor. Muchas gracias.
   Para ti, Pepe, las simples "gracias" es poco y me será muy difícil poder saldar la deuda que tengo contigo, por lo mucho que me ayudaste en las tareas del departamento y en todo lo que necesitaba, y sobre todo por los buenos ratos que me has dejado compartir contigo; y el problema es que siempre que pueda, aunque aumente mi deuda, seguiré buscando algunos de esos cafés, cervezas, charlas y buenas ocurrencias contigo, porque eres una Extraordinaria persona.         
                                                                            
                                                                                                                                   Don Antonio Vizcaíno en su última clase (15-9-14)

vgh
volver




"Mi agradecimiento a mis alumnos, pues a la vez que intentaba enseñarles, también aprendí de ellos y como eran muchos y diferentes la enseñanza que recibí fue muy variada y provechosa."







sx
Don Antonio en el colegio.







"Me quedo con esas ocasiones en que a raíz de la pregunta de un alumno,... entendía que era mejor explicarlo de forma diferente y me anotaba la manera de hacerlo para el curso siguiente".













"Ha sido un verdadero placer trabajar a vuestro lado y con vuestro afecto y en esta bonita profesión, distinta, diferente"