JUBILACIONES




Palabras del director

por Antonio F. MORILLO NOGUERAS, director
Diciembre, 2014
BUENAS TARDES
   En este acto de jubilación de María Luisa y Antonio como director del IES Los Pedroches os doy a todos, profesorado y familiares que nos acompañáis hoy, mi más sincera bienvenida, agradecimiento, de corazón, vuestra presencia, vuestra acogida, en nombre del instituto y lógicamente en nombre de ellos dos.
   Sé que faltan algunas personas a las que les gustaría compartir con nosotros y muy especialmente con María Luisa y Antonio esta velada. Un recuerdo para ellos.
   Antonio Navarro me manda un abrazo muy fuerte por los buenos ratos que habéis  pasado juntos.
   Antes de que se me olvide, mi agradecimiento personal a la comisión organizadora de este acto.
   Dicho esto, creo que las primeras palabras, como director, como compañero, como amigo son de felicitación y enhorabuena por vuestra jubilación. Por haber llegado a los 60 sanos y salvos, sin perecer ante esa retahíla de leyes, decretos y normas que os han acompañado a lo largo de tantos años en esta empresa. Así que, muchas, muchas felicitaciones a todos. A mí me llena de alegría porque cada vez la siento más cercana. A ver si llegamos.
   Si las primeras palabras son de felicitación, las segundas, en nombre del IES Los Pedroches, de este director, compañero y amigo, son de agradecimiento. De agradecimiento por los muchos años de vuestra vida que habéis dedicado a esta apasionante y noble tarea de la educación, de la enseñanza. De la formación de muchas generaciones de alumnos de nuestra comarca de Los Pedroches. Tarea, a veces algo ingrata, pero si se tiene vocación, como la habéis demostrado vosotros, muy satisfactoria, porque creo que enseñar, educar, formar a nuestros jóvenes es algo gratificante que llena nuestra vida.
   Y deciros que todo lo que habéis hecho, con mucha profesionalidad, junto a otros muchos que están aquí presentes, forma parte IES Los Pedroches. Vosotros sois parte de la esencia de este Centro. Habéis dejado huella en el IES como personas, como profesores... Habéis sido durante muchos años el alma de vuestros departamentos.
   Tenemos que daros las gracias por vuestra permanente colaboración, vuestra ayuda, vuestra comprensión, con todo y con todos, en estos años.
   Personalmente, aprovechándome de que tengo la palabra, creo que por última vez desde este lado, mi gratitud a ti, María Luisa, por haber estado siempre ahí, dispuesta a escucharme, por tu sinceridad, por compartir mis desvelos, por los buenos ratos pasados en los viajes a esa lejana Cataluña, donde íbamos sin pasaporte, por esos días con José María Perozo y Valentín en nuestro bar... muchos momentos muy gratos... sólo me ha quedado una espina contigo: no haberte techado las pistas polideportivas. Cuestión de inversiones.
   A ti Antonio, por tu amistad, tus detalles, tus ayudas, tus consejos, tu colaboración, tu discreción... porque tu llegada al instituto me liberó de dar economía, pero sobre todo por la complicidad que hemos mantenido en estos años; nuestras reflexiones y comentarios de actualidad cada mañana... todo ello ha ido forjando, y seamos sinceros, también gracias a esos buenos horarios que has tenido, ha ido forjando una profunda amistad.
   Hemos compartido ilusiones e inquietudes y nos quedan muchos buenos momentos.
   Y las terceras palabras son para desearos mucha salud y felicidad en vuestra jubilación, al lado de vuestra familia, de vuestros amigos... que vivais la vida que os toca en este momento, que tengaís por delante, sin necesidad de añoranzas ni nostalgias, aunque hoy tengamos algunos recuerdos que nos emocionen.
   Tenéis el cariño de alumnos, de compañeros, de vuestra familia... que siempre han estado en esas horas interminables de instituto y siguen estando ahí.
   Hoy, tenéis el cariño, desde este amigo y director que os habla, hasta todo un claustro, familiares y amigos que os acompañamos. Son estas emociones, estos sentimientos... y muchas cosas más de este tipo, los que dan sentido a la vida a cualquier edad y en cualquier momento.
   Que tengáis mucha salud y disfrutéis por mucho tiempo de esta jubilación que ya vemos que os sienta muy bien.
   Mi gratitud personal por vuestro cariño, vuestro afecto, vuestra colaboración, vuestro apoyo y vuestra amistad, muy especialmente en estos últimos años como directos del IES Los Pedroches, que es el vuestro.
  
Gracias.

  
    volver




"Antonio Navarro me manda un abrazo muy fuerte por los buenos ratos que habéis pasado juntos."



"Tenemos que daros las gracias por vuestra permanente colaboración, vuestra ayuda, vuestra comprensión, con todo y con todos, en estos años."



"Que tengáis mucha salud y disfrutéis por mucho tiempo de esta jubilación, que ya vemos que os sienta muy bien."