IN MEMORIAM





ll
por Antonio F. MORILLO NOGUERAS, director.

Buenas tardes, Antonio...























"Tus alumnos te dicen cosas muy bonitas, que a todos nos gustaría escuchar y que una persona y profesional como tú, se merece."























"Las palabras de nuestra amiga Luisa le han salido de lo más hondo y nos han abierto tu alma...Ella me deja ir en sus palabras."


























"Era tan buena persona y me hablaba con tanto cariño de las personas cercanas que siempre encontraba en él tranquilidad, sosiego, paz y sobre todo seguridad."
























"Aguantó todo lo que pudo, todo lo que pudo, hasta que un día me dijo: Antonio, lo siento, he llegado hasta aquí. No puedo más."


Buenas tardes Antonio,
¿Qué más puedes decir de ti?
¿Qué más les digo a todos los aquí presentes: familia, alumnos, compañeros, amigos...?
¿Qué más, después de escuchar palabras tan llenas de cariño, tan cercanas, tan entrañables, tan emotivas...?

-Tus alumnos, te dicen cosas muy bonitas que a todos nos gustaría escuchar y que una persona y profesional como tú se merece. Dicen que has dejado una huella profunda en ellos, que le has hablado de valentía, de la perseverancia, que le has dicho que en la vida había que reir, que había que ganarse el respeto de personas inteligentes, que buscaran lo mejor de los demás...dicen que eres una persona grande y maravillosa, un profesor difícil de olvidar y dicen gracias, gracias, gracias...

-Manolo Rubio, desde el silencio, se que le desgarra cada mañana cuando pasa por algún lugar donde te recogía y no hay nadie y mira al asiento del copiloto y no estás...creo notárselo, se lo noto, día a día en su silencio.

-Desde el departamento, Juan Andrés......hace una descripción magnífica de distintas facetas de tu vida: la personal, la académica, la profesional, la política...dice: magnífica persona, con buen talante, responsable y siempre atento a lo esencial.

-Y sobre todo, tu amiga del alma, nuestra amiga Luisa, te lo ha dicho todo, ha desvelado tu ser. Tu y yo lo sabemos, por la complicidad que siempre hemos mantenido los tres, sabemos que a sus palabras le han salido de lo más hondo y nos han abierto tu alma...Ella me deja ir en sus palabras. Asi que, que más puedo decir yo...kk

-Sí, algo sencillo, que tú, Antonio, desde que nos conocimos, siempre has sido un amigo de verdad, de corazón, manteniendo siempre toda la confianza del mundo. Un amigo que he tenido como compañero más de 20 años en este Centro, en el Departamento de Historia y en los últimos 6 años compartiendo la Dirección del Centro durante muchas, muchas horas...

-Como podrán ustedes comprender, la cercanía, confianza, la complicidad...que matenía con Antonio ha sido mucha, muchísima.
Con las miradas, los gestos y las pocas palabras nos lo decíamos todo. Y no es porque Antonio no hablara porque cuando cogía el micro en los claustros o en los viajes, cuando cogía la hebra, no paraba.

Antonio, le tengo que decir a esta gente, que te echo mucho de menos, procuro no manifestarlo casi nunca, hoy sí. Y aunque sabía de la gravedad de tu enfermedad, nunca creí que el desenlace iba a ser tan rápido. Mantuvimos la complicidad hasta la última vez que nos vimos, 15 días antes de dejarnos. Pasamos toda una tarde contigo, casi tres horas, y muy a gusto, eras el mismo de siempre, un luchador, tranquilo, en paz...Esa tarde habías dejado tu enfermedad a un lado, y con nuestra amiga Luisa, una vez más, planeamos los tres un viaje a Praga. Ella me prometía saliendo de tu casa, que te llevaría por encima de todo en el momento que te recuperaras.

¿Qué más os puedo decir?

Antonio era una persona amble, abierta, un amigo de sus amigos. Era tan amigo de sus amigos y sus amigos de él que cuando se abría a alguien lo ofrecía todo.ff

Hemos pasado muy buenos momentos, también muy duros, y aunque era muy fuerte recuerdo el momento quizás más duro que viví junto a él, cuando me comunicó la verdadera gravedad de su enfermedad. Me pidió que guardara la noticia, pues la vida y sobre todo la de aquel día, debía continuar como si nada. lloramos los dos en ese despacho medio a oscuras de nuestro Fernando.

Me decía un compañero que si tuviera que decir algo de Antonio, diría que era una persona que siempre pensaba más en los demás, que en sí mismo. Que no era en nada una persona egoísta ni interesada. Con el buen humor que siempre le caracterizaba.

Siempre, y digo siempre, lo he tenido a mi lado, por supuesto en el instituto, también en El Viso. Siempre he sabido que tenía un buen amigo en El Viso, en el que confiaba al 100%. Era tan buena persona y me hablaba con tanto cariño de las personas cercanas que siempre encontraba en él tranquilidad, sosiego, paz y sobre todo seguridad. Era muy alegre, con muy buen humor, muy comprensivo con los demás.

Tanbién era ante situaciones que se presentaban en el trabajo una persona seria, firme contundente...sobre todo, en la toma de decisiones. Un trabajador nato, con cierta parsimonia, con lentitud, pero seguro, eficaz. A veces muy machacón...siempre me decía cuando estábamos en dirección...Antonio esto, Antonio lo otro...no me dejaba...

Nos hemos reido mucho, lo hemos pasado muy bien, sobre todo en los viajes, los muchos viajes que hemos realizado con alumnos a esa Costa Dorada, a Montilla a las Subéticas, a Zueros, a Córdoba con los intercambios ( este año ya no pude venir a Córdoba con los daneses). Y cómo no recordar, con lo que unen unos día de convivencia tan cercana, casi las 24 horas, en los viajes a Londres, a Amsterdam, a Lisboa, a Berlín...fueron geniales, magníficos, disfrutamos a lo grande, él lo pasaba fenomenal, y no paraba de hablar...

Los días en el campo de Nemesia lo pasábamos genial, nos contaba montones de cosas, de experiencias que a todos nos hacían reir...tenemos muy buenos recuerdos de esos días.

Cuando formamos el equipo directivo, el fue una pieza fundamental, me animó, me empujó, queríar ir de vicedirector con un equipo que nos decíamos, sin desmerecer a nadie, era el mejor equipo, y digo yo, que si no era el mejor equipo directivo, Antonio si que era una pieza clave, el mejor, le daba fuerza, sensatez, sosiego, tranquilidad, un enlace conciliador con el claustro, con las familias, con la comunidad educativa.

Cuando renovada la dirección hace un año, aunque Antonio estaba de baja, quise contar con él, se lo propuse de nuevo y,¿Cómo no?, aceptó. Para mi fue una alegría, suponía esperanzas, ganas de luchar, de superar, de vencer a la puñetera enfermedad. Cómo me alegraba verlo hacer matrículas, mover papeles, lista de alumnos, planificar el curso... en esos meses de verano y en el comienzo del curso.

Siempre pensamos Manolo Rubio y yo, que al recuperarlo, sería nuestro proximo director. Él, siempre miraba a Pozoblanco, y yo a El Viso.

Comenzamos el curso bien...pero...las cosas se trocaron...

Aguantó todo lo que pudo, todo lo que pudo, hasta que un día(el veintitantos de noviembre) me dijo: Antonio, lo siento, he llegado hasta aquí. No puedo más.

Siempre he oido hablar bien de él, no solo bien, sino con mucho cariño, con mucha cercanía...

Me sobrecogió, me conmovió el día que el alumnado salió al patio para guardar silencion por él. No tuve que pedirlo. Había un silencio respetuoso, como nunca, desde el aula al patio, lo llenaba todo. Su querido profesor D. Antonio Navarro lo impregnaba todo.

Sé que tiene el cariño de todos, de su familia, de sus alumnos, de los amigos de El Viso, pero permitanme que le diga del cariño que le hemos profesado desde el equipo directivo (Francis, Luisa,Lali,Mateo, Manolo,Puri), de ese cariño que le tenia Fernando,que desde el silencio, con su mirada seria y triste, siempre, día a día me preguntaba por Antonio.¿Cómo iba Antonio, sabía algo de Antonio?Era nuestro Antonio.rr

Familia: Ana, Alfonso, Mati, Ana Mari, este era para nosotros nuestro hermano, una gran persona que todos apreciábamos y queriámos mucho.

Ha sido una lástima que lo hayamos perdido tan pronto.

Siempre nos tendrás, Antonio. Un abrazo muy fuerte.

El Departamento de Geografia e Historia, en memoria de D. Antonio Navarro, elevaba a la Dirección de Centro dos propuestas:

-Dar a unos de los espacios más utilizados de nuestro instituto, la denominación de Profesor Antonio Navarro para que siga presente entre nosotros.
- Proponer un homenaje general IN MEMORIAM
Informados todos los organismo del centro, se acepta dicha propuesta y:
ASISTIMOS A ESTE CALIDO, ENTRAÑABLE, CARIÑOSO Y MERECIDO HOMENAJE A D. ANTONIO NAVARRO.

Agradeciendo a todos, como directos del IES Los Pedroches, vuestra paciencia, vuestra participación y cálida acogida y
DESDE ESTE MOMENTO, EL SALÓN DE ACTOS PASA A LLAMARSE PROFESOR D. ANTONIO NAVARRO.

Pido la presencia de sus hermanos para hacerle entrega de una placa en agradecimiento al profesor Antonio Navarro.

Gracias a todos.


                                                               gg